Octubre Pilagá


Es Octubre. Los Lapachos florecen, los ceibos florecen, el monte todo se hincha de verdes nuevos. Estamos en el cruce de las rutas 81 y 28, casi en el centro de Formosa, a metros del pueblo de Las Lomitas. Hace calor, pero a esta hora de la tarde un viento suave refresca de a poco a los que han llegado desde lejos y las conversaciones se animan. Sobre el trailer de un camión se ha montado un escenario y detrás una tela blanca para que en un rato comience la proyección de Octubre Pilagá, relatos sobre el silencio.
Hace 63 años en otro Octubre, muy cerca de aquí, una gritería enorme se apagaba bajo los tiros de las ametralladoras de la Gendarmería Nacional. Bartolo Fernández, presidente de la Federación Pilagá, se para en el escenario y mira a sus hermanas y hermanos. Algunos de los que están ahí son los sobrevivientes de una de las masacres más cruentas y menos conocidas de la historia de nuestro país. “Una lágrima grande, una tristeza…” dice Bartolo “pero también encontramos alegría para compartir en estos recordatorios, en esos hechos.”



Discurso de Bartolo Fernández antes de la proyección de la pelicula
Podes bajarte el audio completo y difundirlo libremente Bartolo Fernández

 
Antes de la proyección, Pilancho, cantor Pilagá, sube al escenario. Cuenta que anoche estuvo en la proyección que se hizo en el Centro Cultural La Mandinga, en Formosa Capital, cantando para un poco más de 120 personas. Entonces va a presentarnos un canto nomás porque esta cansado, medio débil. Sus canciones, aclara, no son canciones de amores de mujeres, “son canciones del monte, porque nosotros no somos hijos del pueblo, somos hijos del monte”. El monte que fue creado para dar sustento con su miel, su algarroba, el chañar, el mistol, la frutita para comer. El monte hacia el que corrieron en octubre de 1947 escapando de los gendarmes. El monte que ahora se achica carcomido por el negocio de la soja.



Canción de Pilancho Gonzalez para bajarse y difundir libremente.